La intregración latinoamericana en bandeja (II) – Jorge V. Ordenes-Lavadenz – 18.1.2018

Los gigantes tecnológicos Alibaba de China por su lado y Microsof de EEUU por el suyo acaban de anunciar que sus respectivos ordenadores por primera vez superaron al ser humano en pruebas de lectura y comprensión, y ambos lo celebran como logros históricos. Se trata de inicios que seguramente han de perfeccionarse, en tanto que los latinoamericanos estamos lejos de contar con la organización y los medios para pensar en unir recursos y empezar de modo que con el tiempo compitamos en áreas tecnológicas que, como las referidas, constituyen formas de vanguardia del quehacer humano. ¿Imposible? De ninguna manera. Es cuestión de unirnos política y económicamente empezando por el reconocimiento básico de que solo la unión de todos los países iberoamericanos en un sistema de libre empresa y elecciones idóneas que elijan gobiernos que estimulen esa libertad microeconómica de modo que los impuestos recogidos se fiscalicen con poderes judiciales independientes y apolíticos. Todo afianzado en una mejor educación y un mejor manejo de nuestros recursos y nuestra infraestructura empezando por el comercio sobre el que hoy se basan arreglos internacionales como Mercosur y Alianza del Pacífico cuyo ámbito y competitividad urge afianzar, vigorizar y avanzar dando guerra sin cuartel a la endémica pobreza de mucha gente ampliándole su poder adquisitivo, crucial en toda integración.

Read more »

Cuando un idioma desaparece… – por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El taushiro ha sido un dialecto que aquí llamamos idioma porque en su momento su gente ha debido tener una organización social y un sistema de comunicación parecida al quipus o algo por el estilo. Todo indica que hoy está a punto de desaparecer porque su último hablante que, de acuerdo al NYT, se llama Amadeo García García, que vive en Intuto, Perú, hermano del finado Juan Garcia García que murió de fiebres en 1999, dijo, estas pasadas navidades, que lo peor para él era, o es, no tener a su hermano con el que hablar taushiro. “No tengo con quien hablar mi idioma… yo soy el último y conmigo desaparecerá… ¡y no puedo hacer nada al respecto!”- La verdad es que nadie puede hacer nada porque se trata de una fatalidad etno-histórica no solamente aplicable al taushiro.

El Catálogo de lenguas de América del Sur (Madrid: Gredos, 1984), de Antonio Tovar y Consuelo de Tovar, apunta que entra las lenguas del alto amazonas en proceso de extinción en Perú y Ecuador a comienzos de los 1980 estaban el simigae, ipaiza, oa, andoa, záparo, conambo, archidona, arabela y el taushiro hablado en el lado peruano del río Curaray. Cabalmente, el tauchiro está a punto de perecer porque su último y único representante todavía vive prácticamente lubricando con lágrimas  y recuerdos el sepelio de su propia lengua, de su ancestro que no hay forma de enaltecerlo ni menos preservarlo. El final habrá de ser total.

Hacia finales del siglo XX una veintena de taushiros quedaban en una curvatura del río Amazonas protegidos de intrusos por una tupida foresta, algunos canes y mucho ruego al altísimo de que nadie apareciese, los descubriese y desbandase o explotase como había ocurrido en tiempos pasados con docenas de etnias que habitaban esparcidas las orillas ondulantes del gran río donde a comienzos del siglo XX sufrieron la aparición de siringueros abusivos y hasta esclavizadores que habían hecho morir a miles de amazónicos con el trabajo duro de la tichela y el jugo lucrativo del árbol del caucho. Los catequizadores católicos eran pocos y mal recibidos por los hambrientos de la goma. Luego vino el abuso de los buscadores y explotadores de petróleo que no vacilaron en continuar las pagas migras y los abusos a hombre, mujeres y niños de docenas de etnias que con el tiempo han ido desapareciendo de la gran hoya madre de lo que se vino a llamar el río Amazonas.

 

Ni que decir de los modernos acaparadores de tierras, destructores por excelencia de la manera de existir de docenas de etnias menores que por mucho tiempo han sobrevivido infamia tras infamia y que en siglo XXI van desapareciendo a paso acrecentado sin que nadie tenga en cuenta ni menos defienda el patrimonio que significan, la importancia histórica que conllevan, la autenticidad que los caracteriza, la sobrevivencia y pervivencia histórica que ofrecen ante la vista gorda de la autoridad político-social. Muy pocos consideran seriamente el rescate de semejante tesoro humano cada vez más amedrentado, descuidado, solitario e incluso burdamente ¡olvidado! Toda la América amazónica ha sido su patrimonio desde tiempo inmemorial. Desde comienzos del siglo XX hasta nuestros días han pasado de un apogeo vivencial legendario a un perigeo lento y mortífero, lo que no deja de ser una vergüenza para cada una de las naciones o sociedades, la mayoría dizque cristianas, que debería reflexionar y comenzar a rescatar por todos los medios y recursos semejante tesoro suramericano.

Navidad 2017

Aviso

Autoño en el cono norte – clip – 20.11.2017

Descargar

Gracias Margot Fraas por compartir

Marc Twain – clip – 18.11.2017

Descargar

Gracias Margot Fraas por compartir

Brasil ingresa en la primera guerra mundial – 3.11.2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El 26 de octubre de 1917 Brasil, luego de reformar su Constitución, declara la guerra a Alemania y se alía con Francia, Rusia, Gran Bretaña e Irlanda, luego EEUU, Portugal y Japón, contra Alemania, Austria, Hungría y luego el imperio Otomano y sus aliados. Brasil había declarado su neutralidad al comienzo del conflicto, el 4 de agosto de 1914, lo que causó que sus exportaciones de productos agrícolas a Europa disminuyeran porque los países en conflicto no los consideraban esenciales y porque, según los ingleses, el espacio en barcos había que reservarlo para otras cosas. En 1917 Inglaterra prohibió la importación de café brasileño a lo que se añadió el bloqueo de puertos por parte de Alemania que causó confusión, reacomodo y disminución del ingreso de divisas a Brasil.

Astronautenbilder – clip – 25.10.2017

Descargar

Gracias Margot Fraas por compartir

Cactus du Mexique – clip – 24.10.2017

Descargar »

Gracias Margot Fraas por compartir.

¿Solo Ingavi y Ñancahuazú? – Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz – 19.10.2017

He leído recientes artículos que dicen que las fuerzas armadas de Bolivia solamente ganaron las batallas de Ingavi (1841) y Ñancahuazú (1967). Claro que éstas se ganaron para gloria de las fuerzas armadas de Bolivia, pero hubo otros triunfos a partir de 1825. Ni hablar de los triunfos de altoperuanos y orientales de lo que vino a ser Bolivia entre 1810 y 1825, desde Aroma en 1810 hasta La Tablada y Cachimayo en 1817. Sebastián Ramos fue un cruceño que defendió con sus medios la frontera boliviana de los embistes brasileños en los años 1830. Estos y otros allanaron el camino a sangre y fuego que luego completaron Bolívar, Sucre y docenas de oficiales y tropa colombianos, venezolanos, peruanos, argentinos, alemanes e irlandeses que lucharon tanto por la Independencia como por Bolivia después de 1825.

Read more »

Editor: Willi Noack | Administración Técnica: Jose Carlos Choque Y. | Creatica Ltda.